LA MIRADA

 

Se miró en el espejo y no se reconoció, aquella cara malícienta, las ojeras que demacraban su rostro y sobre todo la mirada que no parecía la suya, que parecía la de otra persona, otra persona que no le gustaba. Su mirada antes era siempre tranquila, dulce, serena, pero en aquel momento era una mirada fría, asesina, una mirada en la que se concentraba un odio atroz.

Eso era debido a que no podía más, no resistía más aquella voz, aquella cara, aquel cuerpo, en fin no podía soportar ni un minuto más su presencia, por eso decidió matarla.

No sabía como lo haría, no sabía tampoco el momento en que lo haría, pero sí que estaba seguro que tenía que hacerlo. Así que esperó pacientemente hora tras hora, durante el tiempo que faltaba para el fin de semana, que era cuando ella regresaba de su trabajo.

Ahí es cuando empezó todo, recordó. En ese mismo momento fue cuando sus vidas empezaron a decaer hacia el pozo de la desesperación. Ese maldito trabajo tenía la culpa.

Ella lo había conseguido gracias a su esfuerzo e inteligencia, y eso él lo sabía y sobre todo no lo olvidaba, no, claro que no, cómo iba a olvidarlo si ya se encargaba ella de que así fuera.

Él lo reconocía, ella era una mujer bella, inteligente, desenvuelta, una mujer de las que suelen llamar de bandera, eso era lo que más le había atraído al principio, pero ahora es lo que más odiaba de ella.

Además estaba lo peor, su lengua, una lengua aguda, afilada, una lengua que sabía desgranar frases amables y cariñosas hacia los demás y que destilaba veneno y ajenjo puro para él.

No siempre había sido así, su actitud hacia él empezó a cambiar cuando se quedó en el paro, entonces fue cuando empezaron los desprecios, los desplantes y las comparaciones con los demás hombres que conocía, comparaciones en las que él siempre salía malparado.

Pero todo fue a peor cuando a ella le propusieron la dirección de la nueva sucursal de la empresa que estaba a 300 kilómetros de su ciudad. Así que ella se trasladó y regresaba a casa los fines de semana.

Al tener ella que estar toda la semana fuera y sólo verse esos dos días, él pensó que este cambio podría ser bueno para los dos, y así fue durante los dos primeros meses, pero luego todo volvió a ser como antes, mejor dicho, fue peor.

Él aún seguía queriéndola, pero cuando se dio cuenta de que ella disfrutaba haciéndole sufrir, que era un placer para ella tenerlo bajo sus pies, dejó de amarla y empezó a temerla.

Además ahora de que estaba seguro de que ella, aunque tenía un amante, no quería separarse de él para poder seguir dominándolo, sabía que no le quedaba otra salida que matarla.

Esa misma noche cuando ella volvió del trabajo y estaba en su tocador quitándose esos caros pendientes que siempre llevaba, (él sospechaba que eran regalo de su amante) fue cuando la agarró por el cuello y apretó, apretó. Hasta que se vio en el espejo y vio con horror que la mirada que le devolvió el espejo no era la suya. Era la de su mujer que lo miraba con la agonía de la muerte.

 

Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a LA MIRADA

  1. marisela dijo:

    Hola tocayatenia problemas para entrar a los espacios, pero  hoy pude entrar y no me iba sin dejarte mis buenos deseos d efin de semanabesosMary

  2. NO HAY ESPACIO dijo:

     
     
    !!!Hola Mary tanto tiempo cielo como te va?? pase a saludarte y desearte un buen fin de semana ,que sea para ti lo mejor posible besos,hasta pronto¡¡¡¡¡
     
    LA TRISTEZA
    Ábrele espacio para que respire. La tristeza es un hueco en el amor. Una fuga transitoria de energía. Un camino hacia uno mismo. La revisión profunda de algún espacio roto. No ignores la tristeza. Pues toda emoción es necesaria y conveniente. La tristeza te ayuda a detenerte temporalmente. A alejarte de todo lo mundano. Te deja en la puerta de un nuevo comienzo. Reconócela.
    No la confines a un espacio muerto. No la encierres bajo llave. No permitas que se entierre. No la disfraces con mentiras lindas. No ignores la tristeza. Escucha su mudez, siente su calma. Ella no pretende avergonzarte. No todos los días son soleados. Todo tiene un lado débil. No ignores la tristeza. Permítele que hable en su dialecto. Que te conduzca hasta el final de la bajada. Y cuando vuelva la otra fase de la Luna el rayo de luz traspasará el prisma y volverá a encenderse de colores tu alegría. No ignores la tristeza. Todas tus emociones son importantes y necesarias. No siempre estarás en el lado fuerte. Expresa lo que sientes. Pronto volverás a estar alegre

  3. MąRy dijo:

    Hola cielo como estas?¿
    paso volando para desearte una feliz semana
    muchos besitos y abracitos cariñosos de esta tu amiga MaRy.
                                                                    Feliz  Halloween

  4. Mari dijo:

    Sí, tienes toda la razón Janis, pero que quieres soy muy retorcida jajajaja

  5. Janis dijo:

    Bueno, tambien podía haberla dejado, pero claro, entonces tu historia no tendría tanto interés, jaja.
    Un beso Mary!

  6. Nofret ♥♥♥♥ dijo:

    Mary, buenísimo, echaba tanto de menos tus relatos, por fin hoy me encuentro con uno, me gusto mucho. Besós

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s